lunes, 16 de abril de 2007

Ferrari 250 GTO

El Ferrari 250 GTO se considera el primer súper deportivo construido por Ferrari (al que seguiría el 288 GTO, el F40, el F50, el Enzo y el FXX). El modelo que nos ocupa fue construido en 1962, y para muchos constituye el mejor Ferrari jamás creado y posiblemente el mejor coche de competición y de carretera de todos los tiempos.

El 250 GTO es una evolución de su predecesor 250 GT SWB, al cual se le incorporó el motor del 250 Testa Rossa (uno de los coches de carreras más laureados de Ferrari).

Chasis


La carrocería original fue optimizado para las carreras en el túnel del viento en la propia casa madre (saltando la tradición de encargar el diseño a un diseñador externo) en 1962, aunque posteriormente Pininfarina la rediseñaría hasta su forma definitiva en 1963.
El chasis se componía de una estructura tubular soldada a mano en la que se montaba el motor en la parte delantera y contaba con suspensión de doble horquilla en el eje delantero y de eje rígido en el trasero, además de frenos de disco.En total sólo 1050 kg de peso. El interior era austero hasta el punto de no tener velocímetro porque estrictamente no es necesario.

Motorización

El motor, montado en posición central (con tracción trasera), era un tremendo V12 a 60º de 2.953 cc con dos válvulas por cilindro que montaba nada menos que 6 carburadores para alcanzar los 300 cv de potencia a 7.500 rpm.

Con semejante motor este Ferrari alcanzaba los 280 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h de tan solo 5'4 segundos. Era el deportivo que mayor velocidad punta alcanzaba entre sus contemporáneos.

El motor se completaba con una transmisión de 5 velocidades, muy rara (por no decir innovadora) para la época.

Competición

El GTO se fabricó para las carreras de GT. Posiblemente sea el último coche de competición que, sin embargo, todavía podía ser conducido por carretera o ciudad tranquilamente.

En competición debutó en 1962 en las 12 Horas de Sebring quedando segundo justo detrás del Testa Rossa (un coche de carreras en toda regla).

Sumando el buen comportamiento del vehículo a su fantástica velocidad punta el dominio del 250 GTO en los circuitos fue demoledor, ganando consecutivamente los campeonatos de constructores de 1962, 1963 y 1964.

Para más información

Ferrari 250 GTO wikipedia
Sonido del 250 GTO (google video)
1962-1964 Ferrari 250 GTO

2 comentarios:

Núria dijo...

Me lo he leído... ¡Pa que tú veas!

Javier dijo...

Ese peazo GTO...
¿Para que hubiesen querido ponerle un velocímetro? Saber que vas a 280 Km/h en un bicho de los años 60 no debe ser muy agradable... o sí.